Creación Club Teléfonos

Jueves, 14 Agosto 2014 00:00

En los tiempos en los que el General Juan Domingo Perón donó los terrenos, no eran necesarios algunos resguardos legales. Ese cuidado estaba dado por una Argentina que estaba claramente orientada al protagonismo de los trabajadores. Por eso, en las razones de la donación sólo se estipulaba que el club Teléfonos estaba destinado al esparcimiento de “los trabajadores telefónicos”. En ese contexto, no era posible discutir que debía ser el gremio telefónico el responsable de guiar los destinos de la institución.

Pero el paso del tiempo, la caída libre que vivieron los clubes como entidades de bienestar social en los noventa, y la crisis que vivió la militancia telefónica en los noventa, hizo que el Club Teléfonos perdiera identidad con los trabajadores telefónicos y quedara a merced de oscuros intereses que vieron, en su privilegiada ubicación en Vicente López, una magnífica oportunidad para negocios que nada tienen que ver con el sentido social del club.
El club entró en una oscura crisis. En 2007, incluso, estuvo a punto de prosperar la venta de 7500 metros cuadrados con fines inmobiliarios. Eran muchos los que se disputaban esos terrenos como un botín de guerra, aprovechando las crecientes deudas que pusieron en pelogro a la institución y la llevaron a la quiebra. Fue entonces que FOETRA Sindicato de las Telecomunicaciones decidió intervenir con el único objetivo de devolver al club su sentido original, el que definió el General Perón.

De a poco, FOETRA fue pagando todas las deudas que mantenía el club con el fin de levantar la quiebra. Pero el juzgado interviniente se negaba a hacerlo, argumentando absurdas razones y haciéndoles el juego a los que pretendían que el Club fuera objeto de sus negocios. Hasta que los compañeros trabajadores telefónicos demostraron su fuerza. El miércoles 16 de octubre de 2013, varios centenares se movilizaron hacia los Tribunales de San Isidro para ratificar la firme voluntad de levantar la quiebra del Club Teléfonos y recuperarlo para toda la familia telefónica. “Nosotros somos respetuosos de la Justicia y hemos dado todos los pasos para solucionarlo. Ya hemos demostrado nuestra voluntad de pagar, comprando todas las acreencias de la quiebra, pero la Jueza Valdi se niega a recibirnos. Por eso, si no tenemos una respuesta, vamos a seguir nuestro plan de lucha y no dudaremos en tomar el club si es necesario”, dijo Osvaldo Iadarola, Secretario General de FOETRA Sindicato de las Telecomunicaciones.

La Dra. Verónica Valdi, titular del Juzgado Civil y Comercial No. 7 de San Isidro insistía en su negativa a resolver el levantamiento de la quiebra del Club Teléfonos, a pesar de que nuestro sindicato no sólo había pagado más del 90 por ciento de la deuda, sino que además había demostrado claramente su voluntad de terminar con este conflicto. Pero la movilización marcó un antes y un después, y ahora estamos en camino de la recuperación definitiva del club. Lamentablemente, se encuentra en muy malas condiciones, con obras que implican un riesgo evidente para la integridad de los que pasan sus jornadas de descanso allí. Sobre eso, FOETRA también tomó cartas en el asunto y tenemos el firme objetivo de devolverle al club el esplendor que supo tener hace más de cincuenta años. Es otra de las obras que necesita toda la familia telefónica. Como ya hicimos con el Polideportivo Calfucurá, al que recuperamos para todos los telefónicos y seguimos haciendo crecer año a año con nuevas obras y servicios para todos, nos proponemos una renovación total del Club Teléfonos.

 

 

22 de Febrero de 1987

Entró en vigor la ley de Punto Final en la Argentina