¡Alerta!

Miércoles, 27 Marzo 2019 00:00

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro ordenó realizar lo que describió como las conmemoraciones debidas en relación al aniversario del golpe militar del 31 de marzo de 1964. La conmemoración será este domingo, al cumplirse 55 años de la fecha que dio paso a 21 años de dictadura y que oficialmente dejó 434 desaparecidos. Referentes de izquierda rechazaron la decisión.  

Algunos detalles más de la orden presidencial los dio una de las líderes del partido de Bolsonaro en la Cámara de Diputados, Joice Hasselman: “La fecha ha sido incluida en el orden del día de las FF.AA. y cada comandante decidirá cómo se debe hacer. Es retomar la narrativa verdadera de nuestra historia. Orgullo brasileño”, tuiteó Hasselman.

El portavoz del gobierno, Otávio Rego Barros, por su parte, indicó sin dar mayores precisiones que la celebración deberá ser acorde a lo que los comandantes consideren que deba realizarse. “Nuestro presidente determinó que el ministerio de Defensa realice las conmemoraciones debidas relacionadas con el 31 de marzo de 1964, incluyendo (la lectura de) un orden del día patrocinado por el ministerio de Defensa, que ya fue aprobado por nuestro presidente”, finalizó Barros.

Bolsonaro, ex capitán del Ejército, llegó a decir hace dos años que el error del gobierno de facto fue torturar y no matar. También, durante su votación a favor del impeachment a Dilma Rousseff en 2016, el entonces diputado Bolsonaro dedicó su voto al torturador de la mandataria cuando fue detenida por la dictadura.

Adelantándose a las críticas que les lloverían, el ministro de Defensa, el general Fernando Azevedo y Silva, se apresuró a aclarar el término “conmemoración”.  “Vamos a recordar y marcar una fecha histórica que pasó en Brasil, con la participacón de las Fuerzas Armadas, como siempre se hizo. El gobierno anterior pidió que no hubiese orden del día, este gobierno, al contrario, cree que los más jóvenes necesitan saber que es lo que aconteció aquel día, en aquella época”, dijo.  “Es una ceremonia militar, es un discurso, es leer la orden del día, cosa que siempre hacemos. En todas las fechas históricas de Brasil se hace, ésta es una más”, afirmó Azevedo, citado por el rotativo paulista.

El vicepresidente Hamilton Mourao también intentó calmar las aguas al afirmar que no se harán conmemoraciones públicas ni efusivas. “Se espera que haya algún tipo de conmemoración, digámoslo así, pero será, obviamente, intramuros”, afirmó Mourao.

Los ex candidatos a presidente Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores) y Guilherme Boulos  (Partido Socialismo y Libertad), el gobernador de Maranhao, Flavio Dino, entre otros miembros de la oposición se reunieron ayer para establecer un frente de izquierda contra el mandatario y firmar una nota de consensuado rechazo frente al proyecto de reforma previsional. En el comunicado, además, se pronunciaron en contra de la decisión de conmemorar el inicio de la última dictadura. “De cada a la absurda decisión del gobierno de Bolsonaro de ‘conmemorar’ el Golpe Militar de 1964, el próximo día 31 de marzo, manifestamos nuestra solidaridad a los torturados y a las familias de los desaparecidos”, dijeron. “Subrayamos la centralidad de la cuestión democrática, que se manifiesta en la defensa del Estado de Derecho, de las garantías fundamentales y en el repudio de los actos de violencia contra las poblaciones pobres y explotadas, en las periferias, contra los negros y los indios”, agregaron.

Hace cinco años la Comisión de la Verdad redactó un informe de 1.300 páginas donde detallaron todos los crímenes cometidos desde 1964 a 1985. El informe fue encargado por Rousseff e incluye testimonios de las víctimas y además señala con nombre y apellido a 377 responsables (desde jefes de Estado hasta médicos). Fue también la presidenta petista quien eliminó el aniversario del golpe del calendario de fiestas de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, Bolsonaro niega que la sublevación que derrocó al presidente João Goulart y gobernó el país hasta 1985 haya sido un golpe de Estado. En cambio, afirma que ese movimiento “de civiles y militares” permitió derrotar a las guerrillas de izquierda e impedir la instalación de un régimen comunista en Brasil. “El presidente no considera el 31 de marzo de 1964 un golpe militar. Considera que la sociedad reunida, percibiendo el peligro que el país estaba viviendo, consiguió ese día, uniendo a civiles y militares, recuperar y devolver a nuestro país el rumbo y que si eso no hubiese ocurrido, hoy tendríamos aquí algún tipo de gobierno que no sería bueno para nadie”, expuso el portavoz.

El año pasado para esta fecha, Bolsonaro publicó un video en las redes sociales en el que aparecía explotando un cohete frente al ministerio de Defensa, acompañado de una frase en la que agradecía a los militares por no haber permitido que Brasil se transformase en Cuba. “El 7 de septiembre nos dio la independencia y el 31 de marzo, la libertad”, decía, según recordó el diario brasileño Folha de San Pablo.

Bolsonaro ha sido siempre un férreo defensor del régimen militar brasileño y desde que llegó al poder ha reivindicado también a otras dictaduras militares en Latinoamérica, como las del paraguayo Stroessner  y el chileno Pinochet.

Nota: Pagina12.com.ar